Eugénie;_keizerin_der_Fransen_(2).jpg
Eugenia de Montijo. Autor. Franz Xaver Winterhalter
María Eugenia Palafox Portocarrero
, conocida como Eugenia de Montijo. Nació en Granada en 1826 y murió en Madrid en 1920 a los 94 años de edad.
Fue emperatriz consorte de los franceses por ser esposa de Napoleón III entre 1853 y 1871.
Familia
Sus padres fueron Cipriano Palafox y Portocarrero, conde de Teba, y María Manuela Kirkpatrick, hija de un vinatero escocés. Fruto de esta unión nacieron dos hijas, Francisca y Eugenia. Su hermana Francisca se casó con el Duque de Alba. En 1849, en una recepción en el Palacio del Elíseo conoció a Napoleón III, quien en ese entonces era solo presidente de la República francesa, con quien se casó en 1853, llevándose 20 años de edad. En 1856, Eugenia dio a luz a su único hijo, Luis Napoleón, que recibió el título de Príncipe Imperial. En 1879, el Príncipe se fue a la guerra de Sudáfrica y en un enfrentamiento con los zulús fue herido mortalmente.
Formación
En 1835, Eugenia fue enviada a Francia a estudiar en el Convento del Sagrado Corazón y luego en el Gymnase Normale, Civile et Orthosomatique.
Relevancia
Gracias a su belleza y elegancia, Eugenia contribuyó de forma destacada al encanto que desprendía el régimen imperial. Su forma de vestir era alabada e imitada en toda Europa. Su interés por la vida de la reina María Antonieta expandió la moda neoclásica, estilo muy popular durante el reinado de Luis XVI.En 1869 la emperatriz Eugenia asistió a la inauguración del Canal de Suez, construido por su pariente lejano Fernando de Lesseps. Asimismo, apoyó las investigaciones de Louis Pasteur, que logró el descubrimiento de la vacuna contra la rabia.Fue la persona con más condecoraciones de toda Francia, con 20 condecoraciones y títulos nobiliarios.
Política
Después del nacimiento de su hijo, Eugenia decidió tomar parte activa en la política del Segundo Imperio. Ferviente católica, se opuso a la política de su marido en lo tocante a Italia, y defendió los poderes y prerrogativas del Papa en dicho país.Desempeñó la regencia del imperio en tres ocasiones: durante las campañas de Italia en 1859; durante una visita de su marido a Argelia en1865 y en los últimos momentos del Segundo Imperio, ya en 1870.La emperatriz Eugenia secundó las desafortunadas intervenciones exteriores del imperio como:
  • La derrotada Invasión francesa de México que costó la vida al emperador Maximiliano I de México; la emperatriz veía en la intervención en México la posibilidad de instaurar un estado católico en Norteamérica, cortando el paso a los Estados Unidos de mayoría protestante.
  • La guerra contra Prusia, que concluyó con la derrota de Sedán. También, aquí, su influencia aconsejando a Napoleón III contra Prusia fue decisiva, frente a la prudencia aconsejada por el Primer Ministro Émile Ollivier.
Exilio
Tras la caída del Segundo Imperio Francés, la familia se exilió en Inglaterra. A la muerte del emperador en 1873, Eugenia se retiró a una villa en Biarritz en la que vivió alejada de los asuntos de la política francesa. Su único hijo pereció en Sudáfrica(1879) a manos de los zulúes.
Casa de Alba
Como era cuñada del Duque de Alba se alojó varias veces en el Palacio de Liria de Madrid, en su Quinta de Carabanchel y en el Palacio de Dueñas de Sevilla. Algunas de sus pertenencias, como pinturas y muebles, pasaron a manos de los Alba, como un retrato suyo pintado por Winterhalter y otro de Goya.Durante sus estancias en España, eran frecuentes sus visitas a la reina consorte Victoria Eugenia de Battenberg, de quien era madrina de bautismo y muy amiga.
Muerte
Eugenia de Montijo murió en 1920 a los 94 años en el Palacio de Liria de Madrid, durante una de sus visitas a España. Inmediatamente su cuerpo fue trasladado en tren a París. La emperatriz fue enterrada en la cripta imperial de la Abadía de Saint Michael en Farnborough (Inglaterra), al lado de su esposo y de su hijo, que había fallecido en África.
MecenasVioletas_imperiales-300087005-large.jpg
- Siendo emperatriz Eugenia, ordenó la remodelación del castillo de Arteaga, un edificio de sus ancestros en la provincia de Vizcaya (España) y también restauró el castillo de Belmonte (Cuenca) propiedad de los marqueses de Villena.
- Bajo su auspicio se cultivó en una finca de Baños de Rioja (La Rioja), de la cual era propietaria, una viña que todavía existe con el nombre de La Emperatriz.
- Gracias a ella se hizo muy popular el veraneo en Biarritz cuando en 1854 construyó el Palacio en la playa hoy día conocido como Hotel du Palais
Cine
La película “Violetas imperiales” está inspirada en su vida.
Volver a la página de inicio
Fuentes
Eugenia de Montijo. María Jesús Pérez Ortiz laopiniondemalaga.es

Editor:
Feliciano Robles Blanco